El bebé de tres padres plantea problemas de riesgos para la salud a largo plazo

The Conversation
Joanna Poulton, profesora de la Universidad de Oxford

El bebé de tres padresEl primer niño que nace mediante una nueva técnica que incorpora ADN de tres personas.

(Crédito: PHOTOCREO Michal Bednarek/.com)

Un bebé, el primer niño que nace mediante una nueva técnica que incorpora ADN de tres personas, ya tiene cinco meses. Es una gran noticia: el nacimiento de un bebé sano concebido mediante este nuevo procedimiento es un gran paso adelante y conducirá a una nueva forma de prevenir la herencia de las enfermedades mitocondriales.

Las mitocondrias son las centrales eléctricas de las células. Generan energía para todos los procesos vitales. Una de cada 400 personas tiene una mutación heredada por la madre en el ADN mitocondrial (ADNmt), que es el modelo de algunos componentes mitocondriales vitales. Las mutaciones del ADNmt pueden causar una serie de enfermedades, como sordera, ceguera, diabetes e insuficiencia cardíaca y hepática. Las personas con estos trastornos suelen tener tanto ADNmt normal como dañado, siendo los síntomas generalmente peores cuanto mayor es la dosis de ADNmt dañado. Lamentablemente, no hay cura.

En la terapia de sustitución mitocondrial (MRT), se generan en un tubo de ensayo embriones de la pareja con riesgo de tener un hijo afectado. En este caso, el núcleo que contiene todo el material genético excepto las mitocondrias se extrajo del óvulo de la madre y se colocó en un óvulo con mitocondrias sanas, al que se le había extraído el núcleo. A continuación, el óvulo se fecundó con el esperma del padre y el embrión resultante se colocó en el útero de la madre, donde se convirtió en el bebé.

Esto significa que el bebé tiene tres progenitores genéticos: el padre, que aportó el esperma, la madre, que aportó tanto el útero como el núcleo del óvulo, y un donante anónimo que aportó mitocondrias sanas. De todos ellos, el ADN mitocondrial es, con mucho, la contribución más pequeña. Este tipo de bebé de tres padres es nuevo, aunque existen otros tipos desde hace muchos años.

La TRM está siendo desarrollada por grupos del Reino Unido y Estados Unidos para ayudar a las familias de pacientes que padecen una enfermedad mitocondrial con un alto riesgo de recurrencia en futuros hijos.

Efectos desconocidos a largo plazo

Aunque los experimentos en monos y ratones sugerían que estos bebés probablemente serían sanos, este procedimiento no se había utilizado en humanos hasta ahora. Los óvulos son células muy organizadas. La sustitución del núcleo no impide el desarrollo de un bebé, pero provoca daños en la célula que probablemente requieran una reorganización radical. Por lo tanto, los efectos de estas manipulaciones aún se desconocen y podrían causar problemas más adelante, como una mayor probabilidad de diabetes.

Según un informe de New Scientist, la madre del niño, una mujer jordana, llevaba 20 años intentando formar una familia. Sus dos hijos murieron a causa del síndrome de Leigh, con ocho meses y seis años. La mujer tenía un alto riesgo de tener más hijos afectados.

En muchos países, la madre habría tenido otras opciones antes de que se le ofreciera la TRM. En primer lugar, se le habrían ofrecido óvulos de una donante sana no emparentada. Éstos podrían ser fecundados con el esperma de su pareja y colocados en su útero, lo que evitaría completamente la transmisión de la enfermedad mitocondrial. La mujer con la enfermedad del ADNmt es entonces la madre biológica pero no la genética. Nacer de una mujer que no es tu padre genético puede ser aceptable para algunas personas, dado que quizás una de cada 10 personas en el Reino Unido no identifica correctamente a sus padres genéticos, pero puede haber sido inaceptable para esta familia.

También se le habría ofrecido el diagnóstico genético preimplantacional, mediante el cual se pueden analizar varios embriones en una fase temprana y seleccionar el mejor para colocarlo en el útero de la madre. Sin embargo, al parecer esto no era éticamente aceptable para esta familia.

El nacimiento de un bebé sano tras esta técnica es un gran paso adelante. En el pasado se llevaron a cabo manipulaciones relacionadas para mejorar la «calidad mitocondrial de los ovocitos», la llamada «donación de ooplasma», que consiste en inyectar mitocondrias de donantes en una célula germinal del ovario (un ovocito). Sin embargo, este procedimiento ha provocado defectos genéticos y quizás autismo en un caso.

Aunque todavía no es posible dar al último bebé un «visto bueno» decisivo, es portador de un bajo nivel de la mutación dañina, lo que hace muy improbable que desarrolle el síndrome de Leigh.

Las incógnitas conocidas

Sin embargo, hay dos detalles más de la historia que podrían afectar a lo que ocurra después. En primer lugar, el procedimiento podría calificarse de «turismo médico»: fue realizado en México por un equipo con sede en la ciudad de Nueva York, por lo que no estaba cubierto por la normativa estadounidense, que no permite el procedimiento. El Comité del Instituto de Medicina sobre las Consideraciones Éticas y de Política Social de las Nuevas Técnicas para la Prevención de la Transmisión Materna de las Enfermedades del ADN Mitocondrial se negó a dar la aprobación reglamentaria para el uso clínico del procedimiento hasta que se hayan realizado investigaciones para responder a las cuestiones críticas de seguridad y eficacia.

Otro problema es que no se nos dice cuál era el nivel de ADNmt dañino en el óvulo de la madre antes de que se llevara a cabo el procedimiento, un detalle que indica la probabilidad de que el niño se viera gravemente afectado desde el principio. Si el nivel y, por tanto, el riesgo era alto, se trata de un loable avance técnico que ha reducido enormemente la posibilidad de que el niño sufra una enfermedad grave. Si el nivel era bajo y compatible con una vida sana, entonces podría haberse realizado innecesariamente un procedimiento con importantes incógnitas, lo que ilustra lo mucho que necesitamos la regulación para proteger los derechos del futuro niño. Los informes no aclaran estos detalles vitales.

Esta historia es el comienzo de un nuevo tratamiento con un enorme potencial para el bien. Sin embargo, se necesita una regulación rigurosa y un control de las incógnitas de esta nueva y controvertida tecnología.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el artículo original.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.