Tu relación no debe estresarte

No importa lo perfectos que seáis juntos. Seguirá habiendo días en los que os sintáis frustrados el uno con el otro. Cuando cada pequeña cosa que hacen te molesta. Cuando necesitas tu espacio.

Pero eso no debería ocurrir cada día de cada semana de cada mes.

La mayoría de los días, deberías sentirte aliviado cuando entras por la puerta y ves su cara. Deberías estar orgulloso de caminar de la mano con ellos, porque no puedes creer que hayas encontrado a alguien que encaja tan bien contigo.

Tu relación no se supone que sea otra fuente de estrés. Se supone que debe ayudarte a relajarte, a sentirte a gusto, a sentirte bien de nuevo.

Si tu novio te hace llorar cada dos noches, es la persona equivocada para ti. Si tu novia empieza a pelear contigo cada dos noches, es la persona equivocada para ti.

No deberías tener miedo de volver a casa con ellos. Miedo a mirar tu teléfono y leer su último mensaje. Asustado por saber si van a intentar resolver una pelea contigo o si te van a dejar atrás.

Tu persona es alguien con quien deberías poder hablar de todo. De todo. No deberías tener miedo de contarles tu día, porque te preocupa que se pongan celosos o se enfaden o te hagan sentir una mierda.

Se supone que tu persona para siempre es alguien a quien puedes confiar tus sentimientos. Alguien con quien puedas sentarte y tener una conversación seria sobre el trabajo o la familia o tu propia relación.

Cuando estás con tu persona, deberías sentirte relajado, como si estuviera bien ser tú mismo. No deberías estar al límite. Inquieto. Nervioso.

Si te sientes incómodo a su lado, si sientes constantemente que te juzgan por las cosas que haces o dejas de hacer, entonces no es la persona adecuada para ti.

La persona adecuada para ti te animará a decir lo que piensas, incluso cuando no le guste lo que oye. La persona adecuada para ti respetará todas tus opiniones, incluso aquellas con las que no esté de acuerdo. La persona adecuada te dará la libertad de ser auténtico.

Las peleas son normales, pero no cuando se producen todas las noches. No cuando estás llorando constantemente, solo, porque a tu persona no le importa lo suficiente como para ayudar a calmarte.

El trabajo está destinado a ser estresante. La escuela está destinada a ser estresante. Pero las relaciones están destinadas a ser relajantes. Se supone que son unas vacaciones de todas las preocupaciones de tu vida.

Deberías esperar las noches de cita, no temerlas. Deberías estar ansioso por llamar a tu persona, no seguir posponiéndolo.

Tu persona debería hacerte sentir relajado. Aliviado. Tranquilizado.

Si estar con ella es sólo otro punto en tu larga lista de razones por las que estás estresado, es mejor que estés soltero. Es mejor que digas adiós.

Porque la vida ya es suficientemente estresante. No necesitas hacer las cosas aún más difíciles para ti. TC mark

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.